LAS HERMANAS FRANCISCANAS MISIONERAS DE LA INMACULADA, DESDE EL AÑO 1951 FORMANDO Y EDUCANDO   A LA NIÑEZ de TABACUNDO.

Motivación para la fundación.- El origen de esta fundación fue el siguiente:

Numerosas niñas de esta ciudad venciendo la distancia y dificultades concurrían a la Escuela “Mercedes Castro”, de la Esperanza dirigidas por las Hermanas Franciscanas Misioneras de la Inmaculada.

Los fuertes aguaceros de invierno hacían que las niñas llegaran a sus casas empapadas de agua y además el riesgo de constantes resfríos y con ello el quebranto en su salud; fueron motivos suficientes para que el buen corazón y espíritu cristiano del Señor Cristóbal Hidrovo, destacado y generoso hombre tabacundeño vió la necesidad de tener una Escuela Católica para la niñez de esta localidad, es por eso que él mismo hace la donación de su casa para que ahí funcionara la Institución educativa.

Con este fin concurrió al despacho del señor Cura Párroco e hizo la respectiva bendición del lugar.

El Párroco de esta época inmediatamente formó un Comité (PRO-FUNDACION DE MONJITAS), en la Casa que acabada de donar el Señor Hidrovo.

El Señor Cura HUGO CARRILLO, quien recibió la donación a nombre de la Curia, organizó el Comité el mismo que estaba integrado por las siguientes personas: Presidenta Sra.   Luzmila   Romero de Espinosa, Vicepresidenta Sra. Rosa de Santana, Tesorera Sra. Cellana Jarrín de Polanco, Secretario Sr. Enrique Mantilla Rojas, Vocales Actuaron algunas personas del lugar, destacándose la actuación del señor Froilán Romero, quién con plata y persona ejecutó los trabajos y el arreglo de carpintería que fueron necesarios para cubrir en algo la incomodidad de ese entonces.

Este Comité a medida de sus posibilidades trabajó por recolectar fondos y comprar algo de lo más necesario de esta manera adecuar la Casa para las Hermanas.

El Ilustre Consejo Municipal presididopor el Sr. Carlos Luis ESPINOSA, destinó la cantidad de 1.200 sucres mensuales como apoyo para las religiosas. El mismo señor Carlos Luis Espinosa, junto el señor Rafael Cahueñas, Carlos Romero y Enrique Mantilla, se trasladaron al convento de San Diego, y recabaron de las autoridades competentes la fundación de una escuela en esta ciudad. Es así como un 27 de noviembre de 1951 vinieron las religiosas a esta población.

Personal religioso asignado a esta comunidad.

Fueron designadas para esta fundación:

Hermana Emiliana Castro como Superiora

Hermana Lucia Antonia Arteaga como maestra de corte

Hermana Juanita Sánchez como colaboradora

Las mencionadas religiosas vinieron acompañadas por el Reverendo Padre José María Urgiles Franciscano, La Reverendísima Fundadora de las Religiosas Franciscanas María Francisca de Las Llagas la Reverenda Madre Beatriz Rivadeneira, quién fue la más entusiasta y propulsora de esta fundación.

Dando así   comienzo a un deseo muy sentido de la ciudadanía de Tabacundo de contar con una escuelita más en donde educar a sus niñas, matriculándose 35 niñas para el primer grado y 24 señoritas para corte y confección.

El 27 de octubre de 1951 en la ciudad de Quito, se expide el acuerdo Nº 126 autorizando la fundación de la escuela Santa Clara de Asís, en la ciudad de Tabacundo, la misma que funcionará con el primer grado de enseñanza primaria. Posteriormente mediante acuerdo Nº 151 del 16 de octubre de 1952, se autoriza el ampliación del segundo grado.

En acuerdo Nº109 del 2 de agosto de 1979 se legaliza y autoriza el funcionamiento de los terceros, cuartos, quintos y sextos grados la escuela Santa Clara de Asís.

El 12 de octubre de 1980, con la resolución 150, se autoriza la resolución de la creación del jardín de infantes de la Escuela Santa Clara de Asís.

Mediante Resolución Nº063-DP, del 14 de noviembre del 2012, se resuelve la legalización y el funcionamiento del Octavo Nivel de educación Básica en la Escuela Santa Clara de Asís.

Mediante Resolución Nº095, del 7 de noviembre del 2012, se resuelve designar con el nombre de Escuela de Educación Básica Santa Clara de Asís, a la Insttitución ubicada en la parroquia de Tabacundo, perteneciente al cantón Pedro Moncayo de la Provincia de Pichincha, de Primero a Décimo Año de Educación Básica, con jornada matutina, del régimen Sierra.